top of page

La intención comunicativa en todo proceso de hablar es emitir un mensaje. Este se ve fracturado por la mala utilización de palabras, o de expresiones que conllevan a tener fallas en la oratoria.



Si detallamos la oratoria, la capacidad de comunicación, ejercicios de voz y dicción, todo l se une para llegar a este punto que es uno de los más álgidos en la comunicación.


Algunos de los más comunes, son:


Cacofonía: Es el efecto sonoro desagradable producido por la cercanía de sonidos o sílabas que poseen igual pronunciación dentro de una palabra o en frases cercanas en el discurso. Ej.: La situación en la región no tiene comparación.


Pobreza Léxica Monotonía: Se hace presente por el uso frecuente de los mismos vocablos para referirse a distintas situaciones, vale decir, se produce por la pobreza de vocabulario y por lo general usamos palabras que creemos acertadas para expresar ideas que deben usar las correctas acepciones. Manejo de poco vocabulario y quieres decir muchas cosas, siempre caes en lo mismo.


Redundancia: Querer decir lo mismo dos veces. Ej.: Vuelvo y te repito.


Solecismos: Pones S donde no se necesitan o quitas s o se necesitan. Colocas palabras de más en una oración cuando lees o transformas palabras en lo que tu mente cree leer.

La intención primaria es RECONOCERLOS, entenderlos, aceptar que los manifestamos, y prepararlos para que abandonen a nuestra comunicación. La solución: LEER EN VOZ ALTA para potenciar tu riqueza de lenguaje.


Pronunciar correctamente lo que decimos, es factor indispensable. Se debe pensar antes de expresar una idea.


Es prioridad evitar escribir de una forma incorrecta cuando nos estamos comunicando por las redes sociales y mensajes de textos, como, por ejemplo: simplificar las palabras para ahorrar caracteres cuando escribimos, ya que esto influye de manera rotunda en nuestra aceptación de las palabras.


Como te reitero, "leer en voz alta" para que tu mente comience a identificar palabras que has escuchado, pero que posiblemente jamás las has escrito.


Si desconoces lo que significa una palabra, ir al diccionario y entenderla. Construye varias oraciones con ella para que la sumes a tu repertorio comunicacional.

1 visualización0 comentarios

Además de mantener la oxigenación humana, la respiración es el mecanismo que permite a los seres humanos hablar, es decir, pronunciar vocales y consonantes que unidas forman palabras de un determinado idioma.

Constituye práctica fundamental para el dominio efectivo de la oratoria y por ende de la habilidad de actuar, cantar, locutar: COMUNICARTE.


Consta de dos partes:


INSPIRACIÓN:

La inspiración o inhalación es el proceso por el cual entra aire desde un medio exterior hacia el interior de un organismo (pulmones).








ESPIRACIÓN:


La exhalación o espiración es el fenómeno opuesto a la inspiración, durante el cual el aire que se encuentra en los pulmones, sale de éstos y se produce la voz. El tórax se retrae y disminuyen todos sus diámetros, sin intervención de la contracción muscular, volviendo a recobrar el tórax su forma primitiva, las costillas vuelven a su posición inicial, así como el diafragma.





Existen dos tipos de respiración; “clavicular” y la otra “diafragmática”, “costo diafragmática” o “abdominal”.


La primera (clavicular) es la que realizamos cuando levantamos los hombros e hinchamos la caja torácica para inhalar la mayor cantidad posible de aire, esta respiración puede llegar a ser buena para practicar deportes, más no así para la oratoria, ya que te cansas y generas mayor cantidad de anhídrido carbónico en tu organismo.


En cambio, la segunda, (diafragmática) si es apta para este fin pues permite inspirar más aire y utilizar el diafragma al momento de hablar.



QUE LOGRAMOS CON EL MANEJO DEL MIEDO ESCÉNICO Y LOS NERVIOS A TRAVÉS DE UNA BUENA RESPIRACIÓN: Capacidad de expresión y seguridad.









RECOMENDACIONES


  • Auto control de las emociones. Dejar de lado problemas, dudas, temores. Auto cuestionamiento, sensación de hacer el ridículo. Hay que ENFRENTARLOS

  • Intentar de ser muy expresiva/o

  • Concéntrate al 100%

  • Informarte ya que enriquece nuestro vocabulario

  • Evitar la improvisación. Prepara el discurso.

  • Ten confianza en ti mismo

  • Obvia remarcar los errores

  • Capacidad de interrelacionarte con el público para hacer más humana la participación

  • Usa la respiración diafragmática para evitar el exceso de anhídrido carbónico que es lo que dispara los nervios

4 visualizaciones0 comentarios

Actualizado: 22 oct 2022


“LA BUENA DICCIÓN TE LLEVARÁ AL ÉXITO”

Indiscutiblemente saber hablar, expresar con lógica y coherencia las ideas, sumado a la buena comunicación gestual y corporal, te abre puertas hacia la victoria profesional y personal.


Para ello hacer ejercicios diariamente de vocalización, impostación, articulación, fraseo y modulación son parte necesaria para que la comunicación fluya sin barreras.



Es como un físico culturista, si entrena con baja regularidad, jamás podrá obtener resultados, o buscando otro ejemplo, si un deportista deja de entrenar su desarrollo en los objetivos a alcanzar se ve mermado.


La buena dicción, te ayuda a la claridad necesaria, y más aún, si lo acompañamos de lecturas en voz alta, lograremos un almacén de palabras nuevas que nos harán mejores.




Hablar bien, te hace un líder al que todos desean imitar, seguir y lo tienen en alta estima y respeto; por tanto, si te empeñas, en prepararte, aprender


y sobre todo con mucha disciplina y disposición, en poco tiempo, te garantizo que tus esfuerzos darán su fruto.


7 visualizaciones0 comentarios
bottom of page